Donate

Preparando a mi hijo para una hospitalización

Preparando a mi hijo para una hospitalización

Preparando a mi hijo para una hospitalización

Llevar a nuestros hijos pequeños a procedimientos médicos fuera de un control de niño sano o vacunas regulares puede presentar una situación compleja y abrumadora para ellos.  Existen múltiples situaciones, que demandan sedación, intervención ambulatoria de 1 día, u hospitalizaciones ya sean por emergencia pediátrica o cirugía. ¿Qué podemos hacer para transmitir serenidad ante una visita con mayor permanencia en un centro de salud?, ¿Cómo podemos preparar a nuestro niño para estos eventos?

Antes del evento

Anticiparle al niño lo que ocurrirá es muy importante.  Esto podemos lograrlo con diversas estrategias.  Una de ellas son las historias sociales.  Mediante una historia social, utilizando imágenes reales (su foto, fotos del hospital o clínica donde acudirán) podemos proporcionarle detalles de lo que ocurrirá.  Por ejemplo: “te pondrán una bata y un gorro para estar más

cómodo.”  “Verás al Doctor Cavero.” “Yo estaré ahí contigo.” “Habrá enfermeros quienes también cuidarán de ti.”   

Otra actividad preparatoria puede ser mediante el juego simbólico.  Jugando al doctor, podemos enseñar situaciones reales, incluyendo el tener que ponernos la bata del hospital, y como el doctor utiliza sus diferentes elementos médicos.  Durante el juego pueden irle mostrando, y su  hijo imitando, experiencias sobre cuidados médicos con un muñeco, o un animal de peluche.  El juego puede adecuarse a la edad de su hijo, a sus habilidades  y a la manera en que aprende. Su hijo puede iniciar el juego  y hacer la mayor parte, o usted puede iniciar el juego dándoles los modelos conforme los necesite.. 

También podemos recurrir a un cuento o programa corto, siempre apropiado para la edad de nuestro niño,  donde se muestren estas situaciones.  Es importante que no solo se lea el cuento o vea el programa sino también que conversemos al respecto, que le hagamos preguntas y que él tenga la oportunidad de preguntar también. Todo esto nos dará la oportunidad de transmitirle seguridad.

Es importante consultarle al médico que ocurrirá, así como también que pasos tendremos que seguir luego de la hospitalización (qué actividades se suspenderán y cuantos días de inactividad tendrá nuestro hijo)  para incluir esta información en nuestro trabajo de anticipación. 

Durante el evento  

El acompañamiento de los padres minutos antes de que empiece la intervención hará que el niño se sienta seguro y tranquilo.

Es importante que el papá o mamá esté presente tanto cuando el niño reciba la sedación o anestesia, así como al despertar.  Ver caras familiares, especialmente si son mamá, papá o la abuela quien vive con él, será reconfortante.

Durante la recuperación

Por un lado podemos utilizar recursos, apoyos visuales para explicarle que ha sucedido.  Historias sociales también pueden ser útiles en esta etapa.  Por otro lado, si la recuperación incluye disminución de actividad física, es importante ofrecer alternativas de distracción y recreación.   En la medida de lo posible, siempre evitando abusar del uso de las pantallas, podemos ofrecer opciones como cuentos, pizarras de dibujo, juegos con títeres o canciones para ocupar su tiempo de recuperación.

 

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.