Donate

Intervención conductual naturalista del desarrollo y Autismo

autismo infantil

Intervención conductual naturalista del desarrollo y Autismo

Intervención conductual naturalista del desarrollo y Autismo

Intervención validada empíricamente para el Autismo

El diagnóstico temprano del autismo, la importancia de la intervención temprana y el desarrollo de intervenciones específicas para niños pequeños han contribuido al surgimiento de intervenciones respaldadas empíricamente. Las más recientes, avanzadas y efectivas representan la fusión de las ciencias aplicadas del comportamiento (ABA) y la ciencia del desarrollo. Las Intervenciones Conductuales Naturalistas del Desarrollo (NDBI por sus siglas en inglés) se implementan en entornos naturales, involucran el control compartido entre el niño y el adulto, utilizan contingencias naturales y usan una variedad de estrategias conductuales para enseñar habilidades apropiadas de acuerdo a las necesidades de cada niño.

Intervenciones Tradicionales

La enseñanza utilizando el entrenamiento por prueba discretas (DTT por sus siglas en inglés), el cual implica un sistema de implementación de metodología operante (análisis aplicado del comportamiento, ABA por sus siglas en inglés) en el que las habilidades se dividen en componentes separados y se enseñan uno a la vez en ensayos discretos, hasta que se adquiere el comportamiento deseado se volvió muy popular dados sus buenos resultados en la intervención con niños con autismo.

Irónicamente, a medida que el uso de pruebas discretas (basada en la ciencia del ABA) se estaba volviendo cada vez más popular entre los padres de niños con autismo, a mediados y finales de la década de 1980, la investigación sobre la intervención mostró que las intervenciones altamente estructuradas como las de DTT, si bien eran efectivas en la enseñanza de habilidades, a veces conducían a (1) la incapacidad del niño para generalizar las habilidades recién aprendidas en múltiples entornos y circunstancias, (2) la presencia de comportamientos desafiantes de escape/evasión, (3) falta de espontaneidad y (4) dependencia excesiva de las indicaciones. Estas limitaciones, además del éxito de los analistas del comportamiento como Ivar Lovaas, alentaron a los investigadores de diversas disciplinas a centrar sus esfuerzos en mejorar y ampliar las intervenciones para el autismo. Los avances en las ciencias del desarrollo, en particular los relacionados con los factores asociados con el aprendizaje, han sentado las bases para el avance de las metodologías de intervención temprana más allá del DTT. 

Modelos Iniciales

A medida que la ciencia del desarrollo comenzó a centrarse en las trayectorias de aprendizaje y crecimiento atípicas y típicas, surgió un interés correspondiente en la intervención basadas en diversas disciplinas. Se reconoció que a menudo había discrepancias entre las estrategias de enseñanza altamente estructuradas utilizadas en DTT y los principios del aprendizaje infantil documentados por las ciencias del desarrollo. Otra línea de estudios demostró que los niños pequeños con autismo seguían caminos de desarrollo más similares que diferentes de los niños con un desarrollo típico , lo que lleva al énfasis en la incorporación de principios y secuencias del desarrollo en la intervención temprana del autismo.

Desarrollo de intervenciones más efectivas

Los esfuerzos para mejorar la efectividad de los procedimientos de DTT llevaron rápidamente a la incorporación de nuevas técnicas para aumentar la motivación y el rendimiento de los niños, técnicas que en última instancia demostrarían ser bastante compatibles con los modelos de procesos de aprendizaje temprano que se estaban desarrollando en las ciencias del desarrollo. Las característica de estas incluían uso de actividades preferidas por los niños, estrategias de enseñanza incidental y consideración de requisitos previos de desarrollo. Estos enfoques más nuevos utilizaron recompensas naturales en lugar de artificiales (contingencias de respuesta arbitraria-recompensa), materiales preferidos por los niños (McGee et al. 1991), refuerzo de aproximaciones e intentos comunicativos, enseñanza en contextos naturales (casa y actividades del día a día) y intervención mediada por padres (pero siempre desarrollada y supervisada por profesionales capacitados.

Sus primeros usos en la intervención temprana encontraron que la generalización mejoró significativamente, dado que la enseñanza ocurría en actividades del día a día. Que los niños con autismo aprendían más rápidamente.Y que el uso de refuerzos naturales era efectivo (no necesitando el uso de refuerzos arbitrarios o no naturales).

Integration of Developmental Principles y Analisis Aplicado del Comportamiento

Históricamente, la investigación conductual y la del desarrollo reflejaban dos campos con perspectivas, teorías, metodologías algo distintas, con diferentes implicaciones para la práctica clínica. Los científicos del comportamiento a menudo estaban menos sintonizados con los conocimiento sobre el desarrollo infantil típico al formular intervenciones conductuales, y los investigadores del desarrollo a menudo estaban menos sintonizados con los principios de la ciencia del análisis aplicado del comportamiento cruciales para fomentar un desarrollo más rápido de habilidades. A medida que ambos campos maduraron y se vieron desafiados por la necesidad de intervenir en los problemas del desarrollo cada vez más temprano, se hizo evidente que las intervenciones debían tener en cuenta tanto lo que se había aprendido sobre el desarrollo infantil temprano de cómo aprenden los bebés y niños pequeños al elegir los objetivos del tratamiento así como estrategias didácticas apropiadas. Por ejemplo, estudios han mostrado que la enseñanza de habilidades fundamentales tales como la atención conjunta, los gestos y el afecto compartido facilitan la adquisición de lenguaje. Un objetivo adecuado al enseñar lenguaje debe ser enfocarse en estas habilidades, en lugar de tratar de enseñar lenguaje solo a través de la imitación verbal. 

Así empiezan a surgir intervenciones basadas tanto en principios de desarrollo así como los del comportamiento, demostrando que estos dos campos pueden integrarse.Y que las intervenciones pueden incorporar las fortalezas que ofrece cada perspectiva.Nacen las Intervenciones Conductuales Naturalistas del Desarrollo.

Nace la Intervención Conductual Naturalista del Desarrollo

Las intervenciones conductuales naturalistas del desarrollo para el autismo han demostrado ser especialmente prometedoras cuando los niños son muy pequeños, y muestran los siguientes beneficios: (a) menor dependencia de las indicaciones, (b) lenguaje que suena más natural, (c) eficiencia de enseñar la forma del lenguaje con significado y (d) el familiarizarlos con las distracciones cotidianas presentes en el mundo real. La investigación también ha mostrado que estas promueven el desarrollo social, ya involucran, de manera natural, intercambios interactivos entre el niño y un adulto o un compañero neurotípico. Además, estos son enfoques “amigables para la familia” que tienden a aumentar tanto la cantidad como la calidad de las experiencias de aprendizaje temprano. Los padres pueden implementar fácilmente estas estrategias durante las actividades del día a día, como durante las comidas, la hora del baño y la visita al parque.

Estas intervenciones brindan una perspectiva y enfoque diferente para como manejar los comportamientos no deseados, logrando rápidamente una disminución en su frecuencia. Con un mayor enfoque en el desarrollo, algunos comportamientos desafiantes, como las rabietas, se consideraron normativos para los niños pequeños con o sin autismo. Se espera que muchos niños pequeños tengan rabietas y comportamientos desafiantes; el uso de intervenciones que habían comenzado a tener en cuenta el nivel de desarrollo resultó ser exitoso para ayudar a los niños a aprender a regular sus propios comportamientos (al igual que lo hacen los niños pequeños con un desarrollo típico). Además, cuando los niños participan en intervenciones naturalistas, reciben instrucciones sobre dónde quieren estar, haciendo lo que quieren hacer. El proceso de asegurar la atención de un niño se basa esencialmente en estrategias naturalistas, pues los materiales utilizados son sus juguetes, artículos del hogar.Además ocurren tanto en eventos típicos de su día, como en eventos que el niño desea. Es importante destacar que las estrategias naturalistas se asocian con una reducción del comportamiento motivado por el escape y la evitación.

Componentes centrales del modelo Conductual Naturalista del Desarrollo

Los componentes de este modelo se dividen en tres áreas: la naturaleza de los objetivos a enseñarse, el contexto en el que ocurre, y las estrategias de instrucción..

Características vitales

Si bien existen algunas diferencias técnicas y de procedimientos entre los distintos modelos de Intervenciones Naturalistas del Desarrollo, comparten muchas características basadas en evidencia.

  • Se utiliza la contingencia de 3-términos
  • Entrenamiento y supervisión consistente/constante
  • Objetivos individualizados
  • Medidas continuas de progreso
  • Episodios educativos iniciados por el niño
  • Arreglo del entrono apropiado
  • Refuerzo natural y métodos relacionados para mejorar la motivación del niño
  • Uso de indicaciones y desvanecimiento rápido
  • Giros equilibrados dentro de objetos o rutinas de juego social
  • Modelado
  • Imitación del adulto del lenguaje, el juego o los movimientos corporales del niño
  • Ampliando el enfoque de atención del niño

Conclusiones

El campo de la intervención temprana ha cambiado drásticamente en los últimos 30 años. El desarrollo de las primeras intervenciones basadas en análisis aplicado del comportamiento, las cuales siendo estructuradas y basadas en ciencia, cambiaron la vida de los niños con autismo. La investigación ha continuado ampliado estos esfuerzos moviéndose hacia intervenciones más naturalistas que integran los principios identificados por la ciencia del desarrollo con los principios de ABA. Inicialmente, el trabajo desde el punto del análisis aplicado del comportamiento y el de la ciencia del desarrollo procedieron separadamente. El creciente énfasis y la evidencia sobre la intervención temprana con niños pequeños con autismo durante el período de la primera infancia ha unido estos campos. El modelo Conductual Naturalista del Desarrollo (NDBI) mediado por padres representa esta unión.Este modelo que nos permite lograr un aprendizaje y un cambio de comportamiento más significativo, fluido y acelerado.Y a la vez se adapta particularmente bien a la población de bebés y niños pequeños con autismo a la que se atiende actualmente.

📷 @zeeannaphoto

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.