Donate

AUTISMO EN NIÑAS

autismo en niñas

AUTISMO EN NIÑAS

Hoy en día diagnosticamos más niños que niñas.  Según datos proporcionados por la Red de Monitoreo de Autismo y Dificultades del Desarrollo (ADDM),  hoy en día diagnosticamos 4 niños por cada niña.  Muchos profesionales en el campo del autismo señalan que, aunque efectivamente la ocurrencia en niños es mayor, la diferencia muy probablemente no es tan amplia, debido a que muchas niñas no estarían siendo diagnosticadas.   

¿Por qué diagnosticamos menos niñas que niños? 

De acuerdo a investigaciones realizadas por la Dra. Mapy Chávez Askins – Directora Fundadora de Alcanzando, existen dos razones principales por la que podríamos no estar identificando a muchas niñas:

1.- Las niñas con autismo no encajan en “el modelo” de diagnóstico que utilizamos hoy en día.  

Las características claves:  dificultades en la comunicación y las habilidades sociales, así como comportamientos restringidos o repetitivos, pueden presentarse en niñas en un modo más tranquilo, menos restringido, o de una manera en que lo vemos como más aceptable, precisamente por que son niñas. Por ejemplo  una niña quien habla de los unicornios todo el día, suele no llamar la atención tanto como cuando un niño se concentra excesivamente en las fechas de cumpleaños de todo familiar/amigo, este último caso es inmediatamente identificado como “intereses limitados”.  Cuando una niña presenta un interés excesivo en unicornios, no lo consideramos como una señal de alerta. No resulta tan obvio para un ojo inexperto.   

Características que buscamos en un diagnóstico utilizando el “modelo masculino,”  pero las cuales muchas niñas si presentan son el compartir una sonrisa, un mejor contacto visual, el estar motivadas socialmente.   Las niñas tienden a estar socialmente interesadas, pero aunque actúan de manera un poco inusual, y tendemos a dejarlo pasar.  Además, tienden a obsesionarse con las amistades y pueden desarrollarlas, teniendo uno o dos amigos cercanos.

Una situación muy común es el que muchas niñas con autismo hablan fluidamente, pero es cómo usan su lenguaje lo que puede representar una alerta: podrían hablar sin filtro, sin parar o que su comunicación vaya en una sola dirección, no existiendo interacción adecuada con los otros interlocutores.

Un estudio reciente (Lockwood et.al, 2021) muestra que las niñas tienden a controlar más sus emociones y comportarse de manera muy diferente en público, por lo cual maestros, psicólogos, y otros profesionales pueden no tener la oportunidad de notar la presencia de estas dificultades. 

 2.-Diagnósticos equivocados. 

La otra razón por la que podemos no estar identificando a las niñas con autismo apropiadamente es que les estamos dando otro diagnóstico por error. 

Un diagnóstico erróneo común del autismo es un problema de salud mental. Las niñas con un autismo no diagnosticado a menudo desarrollan depresión, ansiedad y baja autoestima.  Y es solo cuando estas dificultades se presentan que las referimos a una evaluación.  Al evaluarlas, en muchas ocasiones los profesionales nos enfocamos en esas características para el diagnóstico y no miramos a profundidad qué hay detrás.  Un caso similar ocurre con el diagnóstico de hiperactividad.

El autismo puede causar estrés a algunas personas. Esto puede conducir a diferentes comportamientos en niñas y niños. Las niñas son más propensas a reaccionar al estrés de maneras que las personas pueden no notar de inmediato, como lo es el autolesionarse. Es más probable que los niños reaccionen al estrés externamente, por ejemplo, tirando los juguetes o pegándole a otro niño. Este comportamiento es más visible y nos lleva a referirlo y a ser evaluado más rápidamente.

Mientras más temprano, mejor pronóstico a futuro. 

Las niñas tienden a imitar más fácilmente el comportamiento de otros, así como ser más conscientes de querer “encajar” socialmente. Esto puede significar que son capaces de ocultar los síntomas del autismo en la infancia. Sin embargo, a medida que las niñas crecen y las normas sociales y las amistades se vuelven más complejas, es posible que les resulte más difícil relacionarse con los demás. Esto puede significar que es posible que no reciban un diagnóstico de autismo hasta la adolescencia.

Una falta general de comprensión y mitos sobre el autismo, como las suposiciones de que todas las personas con autismo tienen un gran interés en las matemáticas y las ciencias, y que no pueden entablar amistades, puede llevar a los psicólogos, neurólogos, maestros, padres o cuidadores a pasar por alto las características en las niñas, lo que resulta en un diagnóstico posterior.  

Cuando las niñas son diagnosticadas tarde, perdemos esa ventana de intervención temprana durante la cual  es más fácil ayudarlas a desarrollar apropiadas habilidades sociales  y de comunicación.

¿Qué señales de alerta debemos tener en cuenta? 

Aunque los médicos diagnostican el autismo con menos frecuencia en las niñas, las características suelen ser similares para ambos sexos. Algunas características pueden ser menos obvias o es menos probable que ocurran en las niñas.

Entre las alertas tempranas pueden estar:

  • No responde a su nombre cuando tiene 12 meses de edad
  • Prefiere no ser abrazada
  • Tiene dificultad para seguir instrucciones
  • No mira algo cuando otra persona lo señala
  • Pierde ciertas habilidades, como dejar de decir una palabra que podían usar antes
  • Tiene dificultad para explicar lo que quieren o necesitan
  • Tiene dificultad para entender cómo se sienten otras personas
  • Evitar el contacto visual
  • Tiene dificultad para adaptarse a un cambio en la rutina
  • Está inusualmente apegado a objetos o juguetes
  • Pasa mucho tiempo organizando artículos
  • Repite ciertas palabras, frases o sonidos
  • Tiene una respuesta inusual a ciertos olores, sabores o sonidos

 

Debemos siempre considerar que el autismo es una condición con la que se nace y el que un individuo tenga una sola característica del autismo no indica la presencia del diagnóstico.  Adicionalmente, no podemos decir que los casos de las niñas con autismo son más o menos graves (nivel de dificultad en cada área) con respecto a los niños,  pero sí que las niñas suelen presentar de forma menos notoria comportamientos repetitivos y restringidos que los niños.

De tener dudas sobre el desarrollo de tu hijo o hija puedes solicitar una cita inicial en el siguiente enlace: 

https://alcanzando.org/para-familias/#cita

 

Artículo desarrollado por el equipo de profesionales de Alcanzando

 

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.